reyesmagosQueridos Reyes Magos:

Ya huelo vuestra presencia en el horizonte. Este año he mirado mi vida y la verdad es que no he sido muy bueno, pero tampoco muy malo para no poder pedir algo. No quiero ser soberbio pero al igual que al Niño de Belén quiero pediros tres regalos. Ya hace tiempo que no os escribo y este año quiero recuperar el tiempo perdido.

Mi petición es devolverme algo de esa ilusión que os tenía de pequeño. Con el ajetreo de la vida y de los años se ha perdido un poco por el camino. Ilusión por las sorpresas y por la novedad de un nuevo día.

Mi segunda petición es esa magia perdida por la seriedad del trabajo y los estudios. Magia para seguir soñando en esta aventura de crecer y hacerse mayor. Magia por construir un mundo más sereno y familiar.

Por último, el tercer regalo es ternura para llegar a ser como niño. Los niños saben saborear la vida, descubrir la presencia divina, vivir todo con mirada futura. Ternura para acoger, escuchar, agradecer, dejarse hacer…

Os espero… y este año prometo que no se me olvidará preparar el agua para los camellos.

J.J.