SILENCIO“Escuchad el silencio” les propongo a los alumnos. Es una aventura extraordinaria. Poder disfrutar de ello. Oír su hondura, su fuerza, su interpelación. Callar, contemplar, respirar y hacerlo todo con hondura. Encontrar compañía y respuestas. Educar en el silencio se aprende practicando. Ser experto en este campo es saborear lo bueno de la vida. Silenciar las miradas al móvil, apagar los mp4, dejar de contestar un whatsapp, respirar hondo, cerrar los ojos…