DSC_6196Pasión, encrucijada, intemperie, fragilidad, búsqueda, espíritu… Éstas son algunas de las palabras con las que José María Rodríguez Olaizola nos guiaba en los ejercicios espirituales que tuvieron lugar el pasado fin de semana en la casa de Espiritualidad de Almansa. Unos ejercicios que, sin duda, nos han ayudado a revisar nuestra vida, acercarnos a Dios y abandonarnos un poquito más en sus manos. Un antes y un después en el camino de la Fe, donde hemos tenido la gran oportunidad de disfrutar y aprovecharnos de las pláticas y puntos de un gran orante y director como Olaizola. Desde aquí, le agradecemos con todo nuestro corazón su acompañamiento y toda la madurez que durante estos días nos ha transmitido. ¡¡¡Millones de gracias!!!

Lucía