Me encantaría poder transmitiros todas y cada una de las palabras que he escuchado este fin de semana en Almansa durante estos ejercicios con José María Olaizola. Han sido palabras SENCILLAS y DIRECTAS (con hondura como diría el) pero sobre todo han sido palabras SENSATAS que me han hecho preguntarme cosas y al mismo tiempo me han servido para matizar  y dar coherencia a mis pensamientos y a mi fe. Es muy importante en la vida de las personas aislarse por unos días para poder conversar cara a cara con el Señor, sacar cosas en claro, darte cuenta de tus errores e incluso plantearte nuevos propósitos… Pero la realidad es que como CRISTIANOS NO PODEMOS VIVIR SIN LA CRUZ.
Estos ejercicios me han hecho darme cuenta que la vida no se trata de quitarse la cruz lo antes posible para después vivir bien, sin preocupaciones y feliz, sino que hay que APRENDER A VIVIR CON ELLA, hay que saborear la felicidad junto a ella, hay que levantarse cada día y cargar con ella sabiendo que a nuestro lado está El, el que nos dice que con El todo yugo es suave y la carga ligera.
Muchas gracias a la Diócesis de Albacete no solo por  organizar estos ejercicios espirituales sino también por todos los esfuerzos que habéis realizados para poder traer a José María Olaizola que me consta que es muy complicado.

Javi